5 ingredientes para la salud y belleza cutánea con estudios publicados

He aquí un resumen sobre las investigaciones realizadas el último año sobre la nutrición y la salud de la piel.

Colágeno

El colágeno es una sustancia que se encuentra en la piel de forma natural y su pérdida durante el envejecimiento se ha relacionado con signos de la edad visibles como las arrugas.

Los resultados del ensayo clínico publicado recientemente en la revista Nutrition Research sugieren que la suplementación oral con péptidos bioactivos de colágeno, condroitina, glucosamina, L-carnitina y varias vitaminas y minerales han mejorado simultáneamente la salud cutánea y articular.

Además, un estudio publicado en el Journal of Cosmetic Dermatology en agosto del 2017 sugirió que los péptidos de colágeno podían estimular el crecimiento de las uñas en un 12% y reducir la frecuencia de rotura de uñas en un 42% basándose en las observaciones de un ensayo de etiqueta abierta controlado con placebo.

Ácido hialurónico (o hialuronano)

Otro compuesto que se encuentra de forma natural en la piel (y se degrada de forma natural con el envejecimiento) es el ácido hialurónico. Este ha sido estudiado por sus beneficios para el cuidado de la piel tanto en aplicaciones tópicas como orales.

El pasado septiembre, un estudio respaldó su eficacia en la reducción de las arrugas.

Sobre el ensayo publicado en el Clinical Cosmetic and Investigational Dermatology los investigadores informaron que los participantes que consumieron 120 mg diarios del producto obtuvieron mejoras en la flexibilidad cutánea en comparación con aquellos que consumieron placebo.

Astaxantina

En los últimos años han incrementado las investigaciones sobre los beneficios para la salud cutánea de la astaxantina, un pigmento rojo rosáceo que se encuentra en las algas.

Recientemente, un estudio informó que entre 23 adultos japoneses saludables aquellos suplementados con astaxantina mostraron una mejora de la textura y una reducción de la aspereza de la piel. Los resultados de este estudio fueron publicados en la revista Nutrients.

En noviembre del 2017 los investigadores británicos y rusos sugirieron que la suplementación diaria con astaxantina mejoró la salud de la piel facial en sujetos de mediana edad. También observaron una reducción de los niveles de malondialdehído plasmático, un marcador del estrés oxidativo.

Otro estudio que este carotenoide podría proteger la piel de los efectos dañinos de la radiación UV como las arrugas y el aumento de la sequedad.

“Postbióticos”

Para describir los metabolitos o componentes de la pared celular liberados por los probióticos los investigadores han propuesto el término “postbióticos”. Investigadores mejicanos recopilaron los datos científicos disponibles hasta la fecha sobre los postbióticos en su análisis publicado en Trends in Food Science & Technology en mayo del 2018.

Entre los muchos beneficios potenciales relacionados con los postbióticos se encuentra la salud cutánea.

“Los lisados de células probióticas pueden contener ácido hialurónico, esfingomielinasa, ácido lipotecoico, exopolisacáridos, peptidoglicano, ácido láctico, ácido acético y/o diacetilo que pueden utilizarse para proporcionar beneficios cutáneos como propiedades rejuvenecedoras, mejora de la inmunidad innata de la piel y protección contra el fotodaño”, escribieron en el análisis.

Urtica thunbergiana (ácido clorogénico)

Los investigadores coreanos estudiaron los beneficios de la salud cutánea del ácido clorogénico, un componente activo que se encuentra en el extracto de la planta Urtica thunbergiana que se ha utilizado con fines medicinales en el este de Asia y es un ingrediente común en sopas y guisos.

“La piel de ratón tratada con el extracto tuvo una mejor hidratación, niveles de humedad y una apariencia más joven que la piel del grupo de control UVB” escribieron los investigadores en su informe publicado en el Journal of Functional Foods el pasado verano.

“En comparación con el grupo de control (que no recibió suplementación y se expuso a los rayos ultravioleta B), el grupo tratado con U. thunbergiana en dos concentraciones aumentó de forma significativa su hidratación en un 142% y 172% respectivamente”.

La ciencia para respaldar productos en la categoría de “belleza desde el interior” o antiaging (anti-edad) sigue en desarrollo y los consumidores son cada vez más conscientes del importante papel que pueden jugar en combinación con un estilo de vida saludable y la cosmética adecuada.