Las isoflavonas de soja pueden reducir la pérdida ósea de las mujeres posmenopaúsicas

La suplementación con isoflavonas derivadas del germen de la soja puede reducir la pérdida ósea de las mujeres posmenopáusicas, según los resultados de un nuevo estudio realizado en los EE.UU. y financiado por el USDA y por el Instituto Nacional de Salud (NIH).

Sin embargo, las isoflavonas no reducen la pérdida de masa ósea en los sitios más frecuentes de fractura, según indican los resultados del mismo estudio publicados en American Journal of Clinical Nutrition.

Más de 400 mujeres posmenopáusicas participaron en este estudio multicéntrico de dos años de duración, en el que se administraron de 80 mg ó 120 mg de isoflavonas de soja, además de calcio (400 mg) y vitamina D (400 UI). Sólo la administración de 120 mg al día de isoflavonas produjo beneficios, ya que se redujo de forma significativa la pérdida de densidad mineral ósea (DMO) en todo el cuerpo, tanto al año como a los dos años de comenzar el estudio.

Posibles beneficios clínicos

“La notable reducción de la pérdida de densidad mineral ósea en cuerpo entero, en mujeres posmenopáusicas sanas, probablemente se traduzca en beneficios clínicos; sin embargo, queda por determinar la importancia que supondrá a largo plazo, en particular, en lo que respecta a la prevención de fracturas”, afirmaron los investigadores, dirigidos por William Wong, y pertenecientes al Centro de Investigación en Nutrición Infantil USDA/ARS del Colegio de Medicina Baylor, en Texas.

“El beneficio de los suplementos de isoflavonas de soja, en una cantidad de 120 mg/día, reduce la pérdida de densidad mineral ósea en todo el cuerpo, sin embargo, no se manifestó en los valores del contenido mineral del hueso entre los sitios regionales o entre los marcadores séricos bioquímicos del metabolismo óseo”, dijeron los investigadores.

Sobre la OMS

La Organización Mundial de la Salud considera que la osteoporosis es el mayor problema de salud global al que se enfrenta esta organización, por lo tanto, limitar la pérdida ósea en las mujeres posmenopáusicas podría aliviar la carga asistencial que supone la osteoporosis. Según la Fundación Internacional de Osteoporosis, el coste directo total de las fracturas osteoporóticas es de 31,7 mil millones de dólares en Europa.

No obstante, algunos estudios previos han obtenido resultados contradictorios respecto a los beneficios de las isoflavonas de soja (en dosis de 40 a 99 mg/día) y la salud ósea de las mujeres posmenopáusicas.

Detalles del estudio

La investigación reunió a 403 mujeres posmenopáusicas de edades comprendidas entre 40 y 60 años de edad. No se permitió la participación de aquellas mujeres fumadoras, ni de las mujeres que ya sufrían de osteoporosis. Durante dos años, a las mujeres se les asignó aleatoriamente a recibir suplementos de isoflavonas de soja (80 o 120 mg/día) o placebo. A todas las mujeres se les administró calcio y vitamina D en las mismas dosis anteriormente indicadas.

Transcurridos dos años, los investigadores registraron que había una menor reducción, estadísticamente significativa, de DMO en el cuerpo entero de las mujeres que habían recibido 120 mg de isoflavonas de soja.

Sin embargo, los investigadores manifestaron que, en comparación con el placebo, los suplementos de isoflavonas de soja no tuvieron ningún efecto sobre los cambios en la DMO regional, el contenido mineral del hueso u otros marcadores bioquímicos del metabolismo óseo.

Según los investigadores, es posible que se necesite consumir soja de por vida para conseguir que haya una asociación protectora significativa respecto a la conservación de la masa ósea.

Investigaciones previas

Un metaanálisis publicado en el European Journal of Clinical Nutrition llegó a la conclusión que dosis de isoflavonas de soja inferiores a 90 mg al día podían mejorar la densidad ósea.

 

Otros estudios anteriores realizados en China habían vinculado las isoflavonas de la soja con el aumento de la densidad mineral ósea (DMO). Asimismo, un reciente y extenso estudio publicado en Archives of Internal Medicine informó que, al menos durante los siguientes 10 años de vida, el elevado consumo de soja estaba relacionado con un porcentaje del 48% de disminución de las fracturas de las mujeres que había llegado a la menopausia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *