¿Qué es una copa menstrual y cómo funciona?

Una copa menstrual es una copa reutilizable en forma de campana (generalmente de silicona de grado médico) que se usa durante el período de una mujer como alternativa a las compresas y / o tampones.

Se coloca una copa menstrual dentro de la cavidad vaginal y, cuando se ajusta de forma segura, recogerá (en lugar de absorber) el líquido menstrual. Si bien la idea de usar una copa menstrual todavía está ganando terreno en la comunidad en general, la primera copa menstrual fue diseñada y patentada hace casi 80 años (en 1935).

¿De qué está hecha una copa menstrual?

 

La mayoría de las copas menstruales reutilizables están hechas de silicona de grado médico, TPE (elastómero termoplástico). Actualmente podemos encontrar en el mercado algunas compañías que ofrecen copas de colores, sin embargo, la mayoría han decidido producir copas incoloras para garantizar que no exista ningún riesgo potencial en la cavidad vaginal sensible.

¿Encajará una copa menstrual?

 

Las copas menstruales son bastante grandes a la vista y pueden parecer desalentadoras para las mujeres que quieren realizar el cambio. Sin embargo, la vagina es un canal suave y elástico que está diseñado para estirarse más y luego volver a su tamaño normal, tal como lo hace durante el parto y las relaciones sexuales.

Las copas menstruales generalmente vienen en 2 tamaños: con el tamaño más pequeño generalmente más adecuado para mujeres menores de 30 años y que no han dado a luz por vía vaginal y el tamaño más grande para mujeres mayores de 30 años o que han dado a luz por vía vaginal.

¿Es una copa menstrual adecuada para mí?

 

Las copas menstruales son adecuadas para mujeres de cualquier edad, desde adolescentes que recién comienzan a menstruar hasta mujeres mayores que están pasando por la menopausia.

Si se sufre prolapso de graduación u otras afecciones vaginales, es posible que se deba consultar con un médico antes de usar una copa menstrual. Asimismo, las copas menstruales no están diseñadas para usarse inmediatamente después del parto, ya que el útero y el canal vaginal necesitan tiempo para sanar después del proceso de parto.

Usando una copa menstrual

 

Las mujeres que comienza a utilizar las copas menstruales, en general, necesitan dos o tres ciclos para acostumbrarse a insertar y quitar la copa correctamente. También pueden optar por usar un salvaslip las primeras veces como protección adicional si experimenta alguna fuga.

Insertar

 

Para insertar la copa menstrual, se deben lavar las manos correctamente con agua y jabón, para después doblarla de la manera más conveniente. Luego se debe insertar suavemente la copa doblada justo dentro de la entrada del canal vaginal (siguiendo las instrucciones incluidas con su copa). Una vez insertada, la copa se abrirá y estará lista para comenzar a recolectar el líquido menstrual.

Retirar

 

Cada copa menstrual está diseñada con un tallo. Cuando llegue el momento de quitar la copa, se debe volver a lavar las manos y usar el tallo para guiar los dedos hacia la base de la copa. Luego, presionar cuidadosamente la base para liberar el sello de succión y retirar lentamente la copa del canal vaginal.

Limpieza

 

Limpiar una copa menstrual es tan simple como enjuagarlo con agua corriente entre cambios y luego hervirlo en una olla con agua durante 10-20 minutos para esterilizarlo al final del ciclo (o de acuerdo con las instrucciones de cada marca).

Una vez limpia, se puede almacenar de forma segura en la bolsa de transporte que se incluye con la mayoría de las marcas. No se debe guardar una copa menstrual en un recipiente hermético.

Al igual que con cualquier forma de producto de higiene femenina se deben seguir procedimientos adecuados de higiene y lavado de manos para reducir el riesgo de una posible infección.